Toma el control: Responsabilidad Radical

“Al establecer expectativas, sin importar lo que se haya dicho o escrito, si se acepta un desempeño por debajo del estándar y nadie es responsable, si no hay consecuencias, ese mal desempeño se convierte en el nuevo estándar. Por lo tanto, los líderes, deben hacer cumplir las normas.”

Extreme Ownership es un libro que habla de los principios de liderazgo que se utilizan dentro de los US Navy Seals. Esta gema fue escrita por Jocko Willink y Leif Babin, ex oficiales de Navy Seal para la Unidad de Tareas SEAL Bruiser. Ambos son veteranos de combate decorados que ahora dirigen una firma de consultoría y entrenamiento de liderazgo llamada Echelon Front con el fin de tomar el control de cualquier situcación.

Los principios que se enseñan y discuten a lo largo del libro se cuentan a través de increíbles historias y lecciones de la experiencia de Willink y Babin al liderar tropas de combate en la batalla de Ramadi. Luego desglosan, examinan y discuten cada principio de liderazgo individualmente y, finalmente, comparten estos principios a partir de ejemplos de clientes sobre cómo aplicarlos en el mundo de los negocios.

Estas son las lecciones más importantes del libro

  1. Liderando el comando.
  2. Admite y reconoce los errores.
  3. Demostrar la propiedad extrema en toda la cadena de comando.
  4. Explica no sólo qué hacer, sino POR QUÉ.
  5. Controla tu propio ego.
  6. Simplifica el plan.
  7. Prioriza y ejecuta.
  8. Disciplínate a ti mismo.

Liderando el comando.

No le pregunte a su líder qué debe hacer, dígale lo que va a hacer. Si su jefe no toma una decisión de manera oportuna o no proporciona el apoyo necesario para usted y su equipo, no culpe al jefe. En primer lugar, cúlpate a ti mismo. Examina lo que puedes hacer para transmitir mejor la información crítica y recibir apoyo.

Admite y reconoce los errores. Desarrolla un plan para superarlos, y no culpes a nadie más.

Para los líderes, la humildad para admitir y los propios errores y desarrollar un plan para superarlos es esencial para el éxito. Los mejores líderes no son impulsados ​​por el ego o las agendas personales. Simplemente se centran en la misión y en la mejor manera de cumplirla

No hay nadie más a quien culpar.

Como líder, debes demostrar la propiedad extrema en toda la cadena de comando.

En una ocasión un líder de SEAL entró en un informe y culpó a todos los demás, esa actitud fue recogida por los subordinados y los miembros del equipo, que luego siguieron su ejemplo. Todos culparon a todos los demás, e inevitablemente el equipo fue inefectivo e incapaz de ejecutar correctamente un plan.

Los subordinados ven la propiedad extrema en sus líderes y, como resultado, emulan la propiedad extrema en toda la cadena de mando hasta el personal más joven. Como grupo, intentan descubrir cómo solucionar sus problemas, en lugar de tratar de averiguar a quién o qué culpar.

Como líder, debes explicar no sólo qué hacer, sino POR QUÉ.

Es responsabilidad del líder acercarse a sus subordinados y preguntar si no entienden. Solo cuando los líderes de todos los niveles entienden y creen en la misión, pueden transmitir esa comprensión y creencia a sus equipos para que puedan perseverar en los desafíos, ejecutar y ganar.

Controla tu propio ego.

El ego nubla e interrumpe todo: el proceso de planificación, la capacidad de tomar un buen consejo y la capacidad de aceptar una crítica constructiva. A menudo, el ego más difícil de tratar es el propio.

Queda en nosotros, como líderes, ver dónde fallamos en la comunicación efectiva y ayudar a nuestras tropas a comprender claramente cuáles son sus funciones y responsabilidades. Cómo sus acciones impactan el panorama estratégico más amplio.

Simplifica el plan.

Casi ninguna misión va según lo planeado. Simplemente hay demasiadas variables. Aquí es donde la simplicidad es clave. Si el plan es lo suficientemente simple, todos lo entienden, lo que significa que cada persona puede ajustar y modificar rápidamente lo que está haciendo. Si el plan es demasiado complejo, el equipo no puede hacer ajustes rápidos.

Prioriza y ejecuta.

En el campo de batalla, innumerables problemas se combinan creando un efecto de bola de nieve, cada desafío es complejo y cada uno exige atención. Pero un líder debe mantener la calma y tomar las mejores decisiones posibles. Para hacer esto, los líderes de combate SEAL utilizan: Priorizar y Ejecutar. Expresamos este principio con esta dirección: “Relájate, mira a tu alrededor, y toma una decisión.

Disciplínate a ti mismo.

“La disciplina comienza todos los días cuando suena el primer despertador por la mañana. Digo “primer despertador” porque tengo tres, uno eléctrico, uno con pilas y otro con cuerda. De esa manera, no hay excusa para no levantarse de la cama. El momento en que suena la alarma es la primera prueba; establece el tono para el resto del día.”

La prueba no es compleja: cuando suena la alarma, ¿te levantas de la cama o te acuestas cómodamente y te vuelves a dormir? Si tienes la disciplina para levantarte, ganas, pasas la prueba. Si estás mentalmente débil y dejas que esa debilidad te mantenga en la cama, fallas.

Aunque parezca pequeño, esa debilidad se traduce en decisiones más significativas.

Pero si ejercitas la disciplina, eso también se traduce en elementos más sustanciales de tu vida.

Disciplina Igual Libertad

Hay miles de libros sobre liderazgo y, si bien muchos son excelentes, pocos de los que he leído son tan prácticos y francamente emocionales como Extreme Ownership.

En Living Magazine encontrarás los mejores consejos de para tu bienestar disfrútalos dando clic aquí.