¿Quién tiene buenas noticias?

 ¿Quién tiene buenas noticias?

“Nuestros mayores enemigos no son en última instancia nuestros adversarios políticos, sino la entropía, la evolución (en forma de pestilencia y los defectos de la naturaleza humana) y, sobre todo, la ignorancia: una falta de conocimiento sobre la mejor manera de resolver nuestros problemas”.– Steven Pinker

¿Las malas noticias de estos días te deprimen? ¿Sientes que la sociedad está cayendo en la distopía y el mundo en el caos? ¡Ten esperanza! El psicólogo Steven Pinker, le ofrece buenas noticias en su último libro; Enlightenment Now: The Case For Reason,Science, Humanism, and Progress. El hecho de que parezca que el mundo está explotando, escribe, no significa que el mundo realmente esté explotando.

Steven Pinker es  profesor de Psicología en la Universidad de Harvard. Premiado en dos ocasiones con el Premio Pulitzer y ganador de numerosos premios por su investigación, docencia y libros, ha sido nombrado como uno de los 100 personajes más influyentes de Time y uno de los 100 pensadores globales líderes de Foreign Policy. Sus libros incluyen The Stuff of Thought, Los mejores ángeles de nuestra naturaleza, The Blank Slate y The Sense of Style.

De acuerdo a un gran número de investigaciones y estudios presentados por Pinker: las personas viven vidas más largas, más saludables, más libres y más felices, y aunque nuestros problemas son formidables, las soluciones se encuentran en el ideal de la Ilustración, de usar la razón y la ciencia.

En esta elegante evaluación de la condición humana en el tercer milenio, Pinker nos insta a dar un paso atrás de los titulares sangrientos y las profecías de la perdición, que juegan con nuestros prejuicios psicológicos, nos pide en cambio, seguir los datos duros: en setenta y cinco gráficos asombrosos, Pinker muestra que la vida, la salud, la prosperidad, la seguridad, la paz, el conocimiento y la felicidad van en aumento, no solo en Occidente, sino en todo el mundo.

Este progreso no es el resultado de alguna fuerza cósmica. Es un regalo de la Ilustración: la convicción de que la razón y la ciencia pueden mejorar el florecimiento humano.

“Las noticias se refieren a cosas que suceden, no a las cosas que no suceden. Nunca vemos a un periodista decirle a la cámara: “Estoy informando en vivo desde un país donde no ha estallado una guerra”, o una ciudad que no ha sido bombardeada, o una escuela que no ha sido disparada “

¿Cómo, podemos entonces evaluar con precisión el estado actual del mundo? Mira los datos, Pinker insiste. Identifique las métricas en las que la mayoría de la gente puede estar de acuerdo. “La vida es mejor que la muerte. La salud es mejor que la enfermedad. El sustento es mejor que el hambre. . . . Todos estos datos pueden ser medidos. Si han aumentado con el tiempo, eso es progreso “.

La narración de que el mundo se está yendo al infierno no es meramente equivocado, Pinker cree, es: completamente errónea. La narrativa de la condena es una especie de mito cultural, peligroso, porque oscurece la verdad sobre el progreso que se ha logrado.

Cuando las personas no están al tanto del progreso, no lo aprecian. Cuando no lo aprecian, no defienden los valores, las organizaciones y las instituciones que generaron esos logros.  Se arriesgan a caer presa del tipo de pensamiento de “aplastar a la maquinaria”, “abajo los ricos” y todo tipo de pensamiento de víctima.

Y es esta, la parte más problemática del libro (a mi parecer): la defensa de los ideales de la Ilustración a capa y espada, depender únicamente de estadísticas.

Pinker trabaja para convencer a sus lectores de que el progreso material es, en sí mismo, un fin moral válido, y de ese progreso, junto con los valores “inspiradores”, “conmovedores” y “nobles” que lo han provocado: la razón, la ciencia y humanismo: son motivos existenciales suficientes para proporcionar una razón para vivir.

En otras palabras, predica el humanismo secular como un camino espiritual adecuado y satisfactorio para satisfacer el anhelo humano fundamental de significado y propósito en un mundo que (él supone) está desprovisto de Dios y de fuerzas sobrenaturales, un mundo que (él piensa) es comprensivo entendido por el racionalismo, completamente explicado por la ciencia mecanicista, materialista y objetivista, y apropiadamente gobernado por valores considerados universales.

En mi particular punto de vista, hay muchas maneras en que el mundo puede mostrar que nuestras ideas, son correctas o incorrectas. Acaso no es cierto que la certeza subjetiva es una forma viable de conocimiento? (Considere a un músico que está afinando el instrumento de oído). Como dice el crítico cultural Curtis White:  el arte también piensa.

Y este es mi problema, como tantos otros autores intelectuales, hace un continuo uso de la fe, en sus métodos, desechando y burlándose de otros tipos de fe. No subestimemos el poder de la visión, la dirección y la fe. Estas son fuerzas irresistibles, que pueden transformar lo que parecen parecer obstáculos inconquistables.

No me malinterpreten, es un excelente libro, que debería darse a leer de forma obligatoria a todos los estudiantes de último año de preparatoria.

Un libro que cura al Nihilismo marcado de nuestra época, a la guerra de clic baits, posiciones políticas de izquierda y derecha, y la guerra por nuestra atención, que los medios intentan ganar constantemente con la noticia más escandalosa.

Una invitación a pensar y a ser optimistas.

“Para los pensadores de la Ilustración el escape de la ignorancia y la superstición mostró cuán equivocada podía ser nuestra sabiduría convencional, y cómo los métodos de la ciencia -escepticismo, falibilismo, debate abierto y pruebas empíricas- son un paradigma de cómo lograr un conocimiento confiable”.

– Steven Pinker

 

 

Total
2
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.