Estoicismo, doctrina filosófica aplicada para alcanzar la felicidad con virtud y razón.  El “estoicismo” fue una filosofía que floreció durante unos 400 años en la Antigua Grecia y Roma, obteniendo un amplio apoyo entre todas las clases sociales.

Tenía como fin enseñar a ser calmados y valientes frente a la adversidad, la ansiedad y el dolor.

 

estoicismo, doctrina filosófica de la antigua grecia.

Estoicismo, doctrina filosófica que sigue siendo quizás la más relevante y útil para nuestros tiempos inciertos y de ansiedad provocada por clic baits.

Dos figuras se destacan: el político romano, escritor y tutor de Nerón, Séneca (4-65 d.C) y Marco Aurelio (121 a 180 dC) el gentil y magnánimo emperador romano que filosofó en su tiempo libre mientras luchaba contra las hordas germánicas.

Sus obras siguen siendo altamente legibles y profundamente consoladoras, ideales para las noches de insomnio.

estoicismo, doctrina filosófica-filósofos

El estoicismo nos puede ayudar con cuatro problemas en particular:

  1. Ansiedad. En todo momento, pueden ocurrir tantas cosas terribles. La forma habitual en que nuestros amigos nos animan, es decirnos que después de todo, estaremos bien: las ventas podrían despegar, no te preocupes, no habrá escándalo … pero los estoicos se oponían a estos consuelos.

Ellos creían que la ansiedad florece en la brecha de lo que tememos y lo que esperamos pueda ocurrir. Cuanto mayor es el espacio, mayor serán las oscilaciones y perturbaciones del estado de ánimo. En lugar de aplacarnos con cuentos soleados, es mucho mejor ver valientemente las condiciones de las peores posibilidades.

Cuando miramos nuestros miedos a la cara e imaginamos cómo podría ser la vida si se hicieran realidad, estamos a punto de llegar a una realización crucial: vamos a hacerles frente.

Por lo general, no nos atrevemos a hacer más que vislumbrar las horribles eventualidades a través de los párpados entrecerrados, y por lo tanto mantienen un control sádico sobre nosotros.

  1. Furia. Nos enojamos con nuestros socios, hijos y políticos. Rompemos cosas y lastimamos a los demás. Los estoicos pensaban que la ira era una indulgencia peligrosa, pero sobre todo, una estupidez.

En su análisis, los estallidos de rabia sólo son causados ​​por una sola cosa: una imagen incorrecta de la existencia. Son los frutos amargos de la ingenuidad.

La ira es, en el análisis estoico, causada por la colisión violenta de la esperanza y la realidad. No gritamos cada vez que algo triste nos sucede, sólo cuando es triste e inesperado. Para vivir con mayor tranquilidad necesitamos disminuir nuestras expectativas. Por supuesto nuestros seres queridos nos decepcionarán, naturalmente nuestros colegas nos fallarán, invariablemente nuestros amigos nos mentirán …

Nada de esto debe ser una sorpresa. Puede hacernos sentir triste sin embargo nunca debe – si somos estoicos – hacernos perder la razón.

  1. Paranoia. Es fácil pensar que hemos sido seleccionados para que cosas terribles nos sucedan.

Aunque no eran religiosos, los estoicos estaban fascinados por la diosa romana conocida como Fortuna. Era una mezcla aterradora de lo generoso y aleatoriamente voluntarioso y rencoroso. Dependiendo de su estado de ánimo, ella podría arrojarle un trabajo perfecto o una relación hermosa, y luego al minuto siguiente, ahogarte con una espina de pescado.

Es prioridad para un estoico entender que la vida está siempre en manos de este personaje demente. Entender esto debería hacernos sospechar del éxito y ser amables con nosotros mismos en torno al fracaso. Por lo tanto, la tarea del sabio es nunca creer en los dones de la fortuna: la fama, el dinero, el poder, el amor, la salud, estos nunca son nuestros.

Nuestro control sobre ellos debe en todo momento ser ligero y profundamente cauteloso.

  1. Perspectiva. Exageramos naturalmente nuestra propia importancia y así nos sentimos estresados ​​y aterrados, maldiciendo y arrojando cosas a través de la habitación. Para recuperar la compostura, debemos renunciar a la ilusión de que realmente importa lo que hacemos y quienes somos.

Los estoicos eran astrónomos ​​y recomendaban la contemplación de los cielos a todos los estudiantes de filosofía. Al entender la magnitud del cosmos nos damos cuenta de que ninguno de nuestros problemas, decepciones o esperanzas tienen alguna relevancia.

Necesitamos a los estoicos más que nunca. Cada día nos enfrentamos con situaciones que ellos entendieron y querían prepararnos. Sus enseñanzas son oscuras y tranquilizadoras pero al mismo tiempo, profundamente consoladoras y en puntos incluso divertidas.

 

Nos invitan a sentirnos heroicos y desafiantes frente a nuestros muchos problemas.

Un poco más sobre el estoicismo…

Artículo anterior

¿Qué vino comprar?, Escoger el vino correcto no es tarea sencilla.

Siguiente articulo

Crecimiento de la vivienda vertical en Queretaro

El Autor

javier

javier